ACIPE apoya a los líderes del matiz

Frente a los ineficientes-, dentro de los diversos contextos educativos: desde la educación infantil hasta la universitaria

Fullan, M. (2019). El matiz. Por qué unos líderes triunfan y otros fracasan. Madrid: Morata.

Este profesor emérito, canadiense, sociólogo y especializado en asuntos educativos, es bien conocido en los ámbitos internacionales, tanto por sus abundantes publicaciones, traducidas a varios idiomas, como por sus asesorías a autoridades interesadas en todo lo relacionado con la  educación formal.

La tesis de la que se parte, fruto de su prolongada experiencia docente e investigadora, es que los sistemas educativos, a escala internacional, no están cumpliendo adecuadamente su principal función: formar mejores ciudadanos. Su propuesta de mejora: contar con líderes con sentido del matiz (pueden ver a la vez los árboles y el bosque, nada de lo que es fundamental les suele pasar desapercibido, saben detectar patrones por debajo de las superficies, son el fruto de la experiencia y el experimento). Gracias a este sentido del matiz podrán hacer realidad el cambio del sistema, pues la enseñanza tradicional no está siendo capaz de dar respuesta a los problemas de los alumnos del siglo XXI (es necesaria una reducción de la brecha de rendimiento, es imprescindible superar el aburrimiento). Pero eso no se arregla con soluciones obsoletas, derivadas de la insensibilidad al matiz.

            Entonces, ¿qué se ha de entender por matiz, si éste resulta tan relevante para el necesario cambio de sistema? Este pequeño libro de menos de 200 páginas se vertebrará en torno a los tres hábitos del matiz. El primero, el de la determinación colectiva: actores participantes que tienenrazón al final de la reunión frente al buenismo ineficiente –tener simplemente buenas intenciones-, que mantienen siempre la unidad de propósito y acción y que satisfacen las expectativas de éxito de las personas integrantes de un determinado contexto (en nuestro caso, educativo). El segundo, el de la  adaptabilidad: los líderes eficientes nunca dejan de aprender, con equipos colaborativos, loque implicabidireccionalidad entre personas y con los contextos; aprende y lidera en igual medida. Sabe además potenciar las competencias más propias de nuestro siglo: colaboración, comunicación, creatividad y pensamiento crítico. El tercer hábito, el de una cultura de responsabilidad, supone un compromiso compartido. Confía e interactúa al mismo tiempo, tiene como objetivo la mejora constante, gracias a las pertinentes evaluaciones –internas y externas-, confía en el grupo para poderlo cambiar, potencia  el autocontrol colectivo y el desarrollo individual y grupal, que se realiza básicamente desde dentro, no impuesto desde fuera.

            Ahora, arropado con los tres hábitos del matiz, ¿qué cabe esperar de este líder?: combatir las desigualdades (económicas –concentración de la riqueza en menos del 1%-, sociales –etnias, racismo- , de género, entre otras), que inciden de forma disfuncional en nuestras vidas: a mayor desigualdad mayor ansiedad y estrés negativos. En el contexto educativo, esto exige ayudar eficazmente, es decir, fomentando el aprendizaje profundo global: el que permanece en la persona a lo largo de su vida –frente a los rendimientos decrecientes-, creando así personas productivas, empoderadas y creativas.

            Esta pequeña obra hay que enmarcarla en el ámbito de lo conceptual  y experiencialcontexto de descubrimiento– más que dentro de los trabajos bien asentados en demostraciones científicascontexto de justificación-, en el que predominan las pruebas empíricas que avalan lo que se dice o propone. Es, pues, más cualitativo que cuantitativo. Con esto en mente, podemos saber con antelación lo que podemos esperar de su lectura.

ACIPE está muy atenta a las aportaciones de la neurociencia cognitiva

Para una asociación científica como ACIPE, integrada en COSCE (Confederación de Sociedades Científicas de España), todo lo relacionado con las aportaciones científicas sobre mente y  cerebro ha de ser motivo de especial interés. De ahí que traigamos a colación, a comienzos de este recién estrenado 2020, un libro que acaba de ver la luz (finales de 2019), cuyo autor es un compañero de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid: Luis Aguado, catedrático del Departamento de Psicología Experimental, Procesos Cognitivos y Logopedia. Tanto el título (Cuando la mente encontró a su cerebro), como el subtítulo (Escritos sobre neurociencia y psicología), nos indican claramente con qué nos podemos encontrar si estamos interesados por este relativamente nuevo y apasionante campo de investigación: el de la colaboración y solapamiento entre la neurociencia y la psicología. El autor lo señala desde un principio. Se va a centrar en 10 temas de actualidad: el yo en el cerebro, la mente social, razón e intuición, la psicobiología del placer, la meditación, el aprendizaje, la memoria, el sueño, la neurotecnología y la mente en la era de internet.

Continue reading

Igualdad =

Wilkinson, R. y Pickett, K. (2019). Igualdad =. Cómo las sociedades más igualitarias mejoran el bienestar colectivo. Madrid: Capitán Swing.

Portada del libro IGUALDAD=

En ocasiones son los psicólogos lo que hacen aportaciones relevantes a otras disciplinas. Uno de los casos internacionales mejor conocido es sin duda el de Kahneman, quien recibió el Premio Nobel de Economía (en 2002), trabajando desde la Psicología. Los economistas se vieron obligados a poner en duda un dogma hasta ese momento presente (la plena racionalidad de la toma de decisiones en el ámbito de lo económico), pues se habían de incorporar a partir de entonces los sesgos cognitivos, condicionantes de ese tipo de decisiones, como así hicieron de hecho los llamados economistas conductuales.

Continue reading

El planeta inhóspito

Wallace-Wells, D. (2019). El planeta inhóspito. La vida después del calentamiento. Barcelona: Debate.

Portada del libro

En las evaluaciones técnicas acostumbramos a referirnos tanto a la forma como al fondo de lo evaluado. En este caso he de indicar que este libro está bien escrito –lo que es de agradecer-, como corresponde a un buen periodista, graduado en historia. Hablamos pues de la forma (muy buena). Además, es un buen compendio de lo que hoy conocemos con cierto rigor sobre el cambio climático (lo que no es poco, -el fondo-), dado que su autor se encuadra dentro de lo que entendemos como periodismo de investigación. Pienso, por tanto, que viene como anillo al dedo en estos momentos la lectura de este trabajo, justamente tras la celebración de la Cumbre del Clima 2019 (que está ahora teniendo lugar en Madrid), a fin de paliar o evitar lo más posible la así denominada ceguera climática. Por lo dicho, no es de extrañar  que en algunos medios periodísticos de prestigio se haya llegado a considerar esta investigación reflexiva como la obra que define una época, la nuestra, la del Antropoceno.

Que en menos de dos centurias, por la acción de los humanos, hayamos elevado en torno a un grado la temperatura de nuestro planeta debido a los gases de efecto invernadero, que haya comenzado ya el deshielo de los casquetes polares y que haya aumentado el nivel del agua de nuestros mares (con todas sus implicaciones: aumento desproporcionado de las olas de calor, los incendios, los tornados, los huracanes, las inundaciones, con el consiguiente enorme coste económico –billones- y de multitud de vidas humanas afectadas–millones-: hambrunas, plagas, migraciones, guerras climáticas, …), constituye un hecho manifiesto que justifica, al menos en buena medida, el título de este libro: el planeta inhóspito. Sin duda, acabará siéndolo (demasiado inhóspito habría que decir)  a menos que tomemos de forma inmediata medidas climáticas urgentes (muy concretas y específicas: justicia y responsabilidades climáticas; economía descarbonizada, sistema energético renovable,…), capaces de hacer que  disminuya este ya iniciado y avanzado calentamiento y, de este modo, no superar en ningún caso el considerado por la ciencia como umbral de seguridad climática (los dos grados).

Continue reading

ACIPE en favor de la lucha (académica y social) contra el cambio climático

Como Asociación Científica, ACIPE no puede quedarse al margen de la lucha (conocimientos científicos rigurosos y acción social consecuente con estos conocimientos) que se está llevando a cabo en el mundo (en estos momentos de forma muy especial en Madrid, Cumbre del Clima 2019) contra las acciones humanas (ejemplo prototípico: gases de efecto invernadero), responsables de dicho cambio, en esta nueva era geológica denominada por algunos como Antropoceno.

Los datos procedentes de diversas disciplinas científicas son contundentes al respecto: olas de calor, subidas del nivel del mar, incendios, huracanes, sequías, por sólo citar algunas de las más palpables manifestaciones de este cambio que hará, si no se detiene a tiempo, peligrar la situación actual de nuestra especie y la de nuestro planeta.

Continue reading

Quiénes somos y cómo hemos llegado hasta aquí

Reich, D. (2018/19). Quiénes somos y cómo hemos llegado hasta aquí. ADN antiguo y la nueva ciencia del pasado humano. Barcelona: Antoni Bosch.

Su autor, catedrático de genética de la Universidad de Harvard, nos recuerda desde un primer momento que lo más común de un investigador de nuestros días (en este caso de un genetista que puso en marcha y lidera su laboratorio) es escribir artículos y no libros. De ahí sus dudas, durante años, con respecto a la obra que ahora acaba de ver la luz, tanto en inglés como en castellano.

La razón para escribirla vale perfectamente para su lectura (Reich dixit): comprender, tanto por parte de legos en la materia como por especialistas de distintos campos –arqueología, antropología, lingüística y varias otras disciplinas, entre las que cabe incluir por supuesto también la psicología y la educación-, la así denominada revolución del ADN antiguo. Elestudio del genoma completo de ADN, extraído de huesos antiguos, nos está permitiendo una reconstrucción detallada de contactos, hasta ahora ocultos, entre las más diversas poblaciones de nuestros antepasados- y sus mestizajes-   y con nosotros mismos, gracias precisamente al análisis de las huellas genéticas (antiguas y actuales). El poder de esta metodología para el planteamiento de hipótesis alternativas y de elaboración de teorías bien fundadas empíricamente sobrepasa hoy en día al empleado por otras disciplinas que tratan de poner de manifiesto igualmente nuestros orígenes y nuestra situación actual como humanos.  

Continue reading